En Finlandia tienen costumbres bastante saludables que se repiten nada más por un asunto cultural. El desayuno es la comida más fuerte del día, el almuerzo es mas ligero, siempre acompañado de un café para el final, a pesar que los cafés fineses son bastante malos, pero bueno, son el broche de oro de las comidas.

finlandia.jpg

A media tarde los finlandeses tienen la costumbre de realizar otra comida fuerte y ya en la noche se sirven una comida más liviana, casi light como diría una amiga.

Los restaurantes se encuentran abiertos a todas horas del día, con comida disponible para quien la solicite ya que no es tan rígido el tema de los horarios como en los países sudamericanos, donde se entra a un restaurante pasadas las dos de la tarde y ya no hay nada de nada y solo queda conformarse con una paila de huevos, si es que quedan huevos; y no crean, pasa hasta en los mejores restaurantes, incluso una vez me expulsaron de uno de los mas exclusivos que se puedan imaginar por ser la hora de cerrar la cocina, a las doce de la noche; así es en ciertos lugares, un verdadero fiasco.

Los buffets son los únicos que tienen un horario preestablecido en Finlandia, además tienen también un precio preestablecido. En los pueblos más pequeños, muchos restaurantes se convierten en salas de baile a partir de las nueve de la noche. Otra costumbre muy arraigada a las comidas, es beber agua, leche o cerveza además de los vinos importados.

Foto: guayabaverde