Helsinki es una ciudad peatonal excepcional, tranquila y acogedora, con todo a la mano y muy segura.

finlandia_ulko.jpg

Una de las características de Helsinki es que esta rodeada de islas e islotes y a diferencia de las capitales europeas, esta ciudad es bastante reciente en su fundación, considerando que data de 1550, época en que el rey sueco Vasa pretendía crear un puerto similar al de Tallin en estonia, que quedaba bastante cercano.
En ese entonces se traslado la isla hacia el sitio actual desde el fondo del fiordo. Por las permanentes disputas para tener el dominio del país, finalmente Alejandro I de Rusia traslado a Helsinki la capital desde Turku, convirtiéndose en 1917 en la capital de Finlandia.

Para recorrer Helsinki pueden empezar por la Plaza del Senado, allí encontraran la Universidad de Helsinki, y el Consejo de estado además de la Catedral Luterana de Tuomiokirkko. Esta notable obra de cúpula verde, es fruto del trabajo del arquitecto Carl Engel. Otro sitio de interés para ver es el mercado al aire libre Kauppatori, allí se comercializan pescados, alimentos, flores, y cachureos varios además de souvenirs para las visitas.

Al frente del mercado se ve el Palacio Presidencial. Desde el mercado se observa hermosas cúpulas doradas de formas redundantes pertenecientes a la catedral Ortodoxa de Uspenkin, decorada por famosos artistas rusos de la época.
Helsinki es la Capital Cultural Europea, desde ella se puede ir a pie o en bicicleta a Eduskuntatalo, el Palacio del Parlamento, y al Finlandia hall, creado por el arquitecto Álvaro Aalto, muy famoso y reverenciado ahora a través de su imagen impresa en los billetes de cincuenta coronas.

Helsinki es muy seguro, la gente no utiliza masivamente las rejas ni contrata el servicio de guardias o conserjes en los edificios, ya que en la gente existen modales urbanos que impresionan por el alto grado de respeto que se propina a los peatones y ciclistas. Helsinki, en resumen es una ciudad de magníficos edificios y parques, paisajes tranquilos y modales excepcionales.

Foto: finlandiatalo.fi